domingo, 15 de noviembre de 2015

Utopía


Fuerzas invisibles que mueven nuestros sueños y metas, algunos la llaman esperanza, otros fe, pero nadie pudo verla jamás caminando por las calles, ni corriendo por ahí. Algunos se atreven a llamarlo amor, los más aburridos dicen que no existen tales cosas, y los más soñadores creen que de ella todo depende. Mucha gente la ha perdido en guerras, inundaciones, terremotos o cualquier catástrofe natural o artificial, entendiéndose esta última provocada por el hombre, en su forma más cruel; otros la han encontrado en las mismas situaciones luego de hallar a algún familiar con vida entre los escombros, o vagando por las playas luego de que la inmensa ola volviese a descansar en el fondo del mar. Están los que desconfían hasta que algún día les ocurre algo que los motiva a creer, están los que nunca la pierden a pesar de todas las cosas que les ocurran, algunos la encuentran al final del camino, y muchos otros tal vez jamás lograron alcanzarla ni lo logren.

Lo cierto es que creas o no, siempre se habla de ella, a favor o en contra, pero está presente en todos lados a cada minuto, en cada lugar, esperando que la encuentren. Por mi parte prefiero llamarla Utopía, para el que no sepa que significa la palabra, a grandes rasgos se basa en la idea de algo, generalmente, ideas o formas que son perfectas e ideales. Me gusta llamarla así porque suena agradable al decirla y por más que la perfección no existe, pensar en lograr algo perfecto te lleva a dar lo mejor de uno, y sea cual sea el resultado, saber que no dejamos nada en el camino a la meta.

Así que seas de los que creen en ella, o seas de los que prefieren no hacerlo, o de los cautelosos que aguardan una señal para tomarla con más confianza, no se puede negar que existe, y que no verla no es una excusa aceptable. ¿O acaso no crees en el viento por no poder verlo?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario